Agresión a Azul Zabaleta: cambió la caratula de la causa a estrago doloso, lesiones graves y omisión de auxilio

Así lo indicó el papá de la adolescente en diálogo con radio Vinilo 89.1.

La investigación por las heridas gravísimas que sufrió Azul Zabaleta pasará a la Unidad Funcional de Instrucción que estaba de turno el 8 de julio pasado luego de la decisión de inhibirse de la fiscalía de Delitos Culposos. La causa fue calificada como estrago doloso, lesiones graves y omisión de auxilio. 

Para el fiscal Rodolfo Moure las características de lo sucedido no dejan dudas de que se trató de un hecho doloso y no culposo y encuadra en el artículo 186 del Código Penal que plantea las penas para aquella persona que causare incendio, explosión o inundación. Si bien se estima que las lesiones son gravísimas, el carácter de las mismas quedará plenamente acreditado durante el avance de la causa.

EL HECHO

La adolescente de 15 años quedó casi sorda luego de que detonara un explosivo casero en un tacho de basura en el colegio Don Bosco. Las autoridades estiman que el peligroso evento estuvo ligado a un reto viral de TikTok, la red social de videos popular entre los adolescentes, y por el momento no dieron con los responsables.

En los últimos días cobró notoriedad luego de que los exámenes clínicos arrojaran que la víctima, Azul Zabaleta, padece “hipoacusia neurosensocial severa” y perdió casi la totalidad de la audición a causa de la travesura de sus compañeros de colegio.

EL DIAGNÓSTICO DE AZUL

“El diagnóstico hoy es que tiene una hipoacusia neurosensorial bilateral severa. Sufrió la pérdida del 96,4 % de su audición bilateral y deberá usar implante coclear en ambos lados”, apuntó Matías Zabaleta, el papá de Azul, en diálogo con radio Vinilo. “Este mes y pico de sus tratamientos fue un calvario para ella, el hecho de someterse a los diferentes procedimientos. Sufrió un montón, se perdió muchas cosas. Está muy mal”, lamentó.

El hombre fue el encargado de develar el calvario que sufrió la adolescente de 15 años, que hasta ese momento vivía una vida normal y disfrutaba de hacer deportes de contacto, como rugby o karate.

Según el relato, el día del trágico episodio Matías encontró a su hija en el suelo de la preceptoría, “desvanecida del dolor”. “El trauma acústico le afectó el equilibrio y no daba más”, lamentó el hombre, que contó que es personal judicial y se encontraba trabajando al momento de recibir las múltiples llamadas provenientes del colegio.

One thought on “Agresión a Azul Zabaleta: cambió la caratula de la causa a estrago doloso, lesiones graves y omisión de auxilio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.