Se realizó la quema de la Falla Valenciana

Con presencia de la Guardia Nacional del Mar y el Gada 601 se desarrolló la tradicional ceremonia en Plaza Colón. Hubo show de luces en lugar de fuegos artificiales.

Foto Anibal Ramos

Después de tres años se realizó el evento que marcó el fin de la temporada de verano: la Falla Valenciana. La celebración no pudo realizarse en 2020 y 2021 por el contexto de la pandemia, y este domingo -iba a ser el sábado pero se canceló por el mal tiempo- tuvo su actividad principal con la tradicional “cremá” (quema) del monumento fallero en la plaza Colón.

Si bien la convocatoria estaba prevista para el sábado a las 20 en Plaza Colón, el equipo técnico y logístico resolvió postergar la ceremonia el domingo, a la misma hora.

“Debido al clima y las lluvias de estos últimos días, no es posible realizarla hoy sábado. La decisión fue tomada por el equipo técnico y logístico”, informaron desde la organización, y recordaron: “Por otra parte, este sábado al mediodía se realizará la Paella de Confraternidad en el Centro Castilla y León con la presencia de autoridades”.

Mar del Plata es la única ciudad fuera de Europa que mantuvo la tradición fallera de forma ininterrumpida durante casi siete décadas.

“Cuentos que cuentan cuentos”

En 2020, la pandemia de coronavirus estalló poco tiempo antes de la fecha que la Unión Regional Valenciana de Mar del Plata había previsto para realizar la actividad, que por primera vez debía desarrollarse sin show de fuegos artificiales debido a la -entonces reciente- prohibición municipal de utilizar pirotecnia sonora.

El Aislamiento Social Preventivo Obligatorio (ASPO) obligó a suspender el histórico y multitudinario evento, que el año pasado tampoco pudo llevarse a cabo, también debido a la situación sanitaria.

El escenario cambió y desde hace varias semanas en la ciudad se desarrolla la 68ª Fiesta Fallera Valenciana Marplatense. El pasado 17 de marzo, con la “plantá” del monumento fallero, se inició la recta final de la celebración.

Para esta 68º edición, el tema fue “Cuentos que cuentan cuentos” que remite a viejas historias infantiles con sátiras y guiños de humor político.

Con la tradición de los mensajes “símbolos de los tiempos”, el monumento de más de ocho metros de alto estuvo coronado por un “presidente convertido en rey, ya que tiene corona y banda presidencial, pero no tiene ojos ni oídos porque no ve ni escucha. Cada uno le puso el nombre que quiso”, según explicó el artista y creador Adrián Más.

También aparecieron otros personajes, como el pirata que “antes escondía los tesoros en las islas, con harapos, pero ahora aparece trajeado”, mientras que la Justicia se levanta la venda que le tapa los ojos advirtiendo “su sorpresa al ver que el dinero y el poder inclinan la balanza”, según detalló Más.

Otro de los personajes que aparecieron fue Pinocho, personificando a los timadores del “cuento del tío” y a los políticos en eterna campaña, mientras que regresan al monumento “los jubilados que siempre integraba mi abuelo, ya que reflejan la queja que, con la jubilación, no alcanza después de haber trabajado la vida entera”, reseñó el joven.

También estuvo la princesa que “ya no es princesa ni espera al príncipe que la defienda porque se defiende sola”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.